Los naufragios más importantes de la historia. ¿Qué tecnología se usa para buscar estos barcos?

En los últimos meses se han encontrado multitud de barcos hundidos en grandes naufragios debido a avances tecnológicos aplicados en las labores de búsqueda. El ejemplo más reciente es el Endurance, uno de los naufragios más importantes de la historia reciente, al que se ha logrado llegar y captar en imágenes gracias a la fibra óptica. También hemos presenciado el raro hallazgo de una galera de la época ptolemaica bajo las aguas de Alejandría.

Las Organización para las Naciones Unidas estima que la cifra de navíos hundidos bajo las aguas ronda los tres millones. ¿Cuáles han sido los grandes naufragios de la historia? ¿Qué barcos han sido encontrados? ¿Qué tecnologías se han usado para encontrarlos? ¿Cuáles siguen ocultos a nuestros ojos?

Índice

La Venganza de la Reina Ana
La explosión del acorazado Maine
El hundimiento del Titanic
La expedición Endurance
Los naufragios españoles más famosos

La Venganza de la Reina Ana

Si hablamos de barcos y grandes naufragios, la imaginación nos lleva a pensar, indudablemente, en piratas. Y el más famoso y atemorizante de todos es Barbanegra. En 1717 este marinero capturó La Concorde, una embarcación esclavista francesa, rápida y grande. Pero en vez de destruirla, Barbanegra la renombró como Queen Anne’s Revenge —La venganza de la Reina Ana—, y lo puso a navegar. Este barco estuvo atemorizando el Atlántico un año entero. En junio de 1718 golpeó un banco de arena, en las costas de Carolina del Norte (actuales Estados Unidos), y tuvo que ser abandonado. Aunque su pecio fue descubierto en 1996 por cazatesoros de la compañía Intersal Inc con técnicas que no han desvelado, no fue hasta 2011 cuando se confirmó que era el barco de este pirata del siglo XVIII.

La explosión del acorazado Maine

El Maine era un acorazado -un tipo de buque de guerra- bastante obsoleto en cuanto a tecnología cuando hizo velas y entró en servicio. Su fin era proteger los intereses de los estadounidenses durante las revueltas cubanas contra España. Pero en febrero de 1898 explotó en el puerto de La Habana, perdiendo la vida el 75 % de su tripulación: 266 personas.

El del Maine es también un naufragio importante en la historia

Photografía de J.S. Johnston, 1898. Courtesy of the Library of Congress.

En un principio fue difícil aclarar las causas de su explosión. No teniendo claro si fue un accidente o fue provocado, la prensa amarilla norteamericana aprovechó para avivar el rencor contra España. Así, se materializó la guerra entre ambos países por Cuba, que pasó a ser una colonia de Estados Unidos cuando se confirmó su victoria en el conflicto.

El hundimiento del Titanic

Si hablamos de los naufragios más importantes de la historia del mar, el de este transatlántico británico es, sin ningún tipo de duda, el más famoso de todos. El Titanic pretendía pasar a la historia por ser el barco más grande del mundo. Pero su fama —más allá de la película de James Cameron— se debe a una gran tragedia: su hundimiento al chocar con un iceberg en su primer y único viaje.

El Titanic, uno de los naufragios más importantes de la historia

Su problema no fue su peso ni su gran tamaño. El comandante del barco —Edward Smith— había ordenado aumentar demasiado la velocidad, con el objetivo de llegar a Nueva York un día antes de lo previsto. Esto ocasionó que, cuando el vigía Frederick Fleet avistó el bloque de hielo, fuera difícil girar la nave lo suficiente como para esquivarlo. Finalmente, la noche del 14 de abril de 1912, chocó con una parte lateral del inmenso iceberg invisible bajo el agua.

Desde entonces, muchos mitos y leyendas han envuelto al Titanic. Cazatesoros y arqueólogos han luchado por igual para llegar al casco del barco. Pero no fue hasta 1985 cuando el oceanógrafo Robert Ballard, como resultado de una expedición militar de alto secreto, descubrió su pecio. Para ello, desarrolló la tecnología robótica sumergible con el submarino ARGO, provisto con cámaras de visión nocturna.

La expedición Endurance

En 1914 el explorador británico sir Ernst Shackleton emprendió su tercer viaje a bordo del rompehielos Endurance con el objetivo explorar la Antártida, desembarcar en el continente y recorrerlo a pie de costa a costa. Pero al llegar al Polo Sur, la embarcación fue quedando poco a poco atrapada entre las placas de hielo hasta encallar. Finalmente, a finales de 1915, el barco se hundió. Eso sí, la historia tiene final feliz, ya que Shackleton logró mantener a toda su tripulación con vida hasta que fueron rescatados en 1916.

Así, durante más de 100 años se ha intentado encontrar el Endurance. Aunque su posición se conocía con bastante precisión, la dificultad del terreno ha hecho imposible esta tarea hasta hace pocos días: el 9 de marzo de 2022 se logró dar con el pecio. Para su hallazgo han contado con un minisubmarino conectado por fibra óptica para mandar las imágenes en directo al equipo de búsqueda. El barco se conserva en perfecto estado, a unos 3000 metros de profundidad.

Los naufragios españoles más famosos

Según National Geographic, la costa gallega es el mayor cementerio de barcos hundidos del mundo. Este dato es corroborado por un reciente informe de la Armada Española, que documenta que Europa es el continente con más barcos hundidos -cerca de un 60 %-. De ellos, la mitad se encuentra en aguas españolas. No todas estas naves son de nuestro país, claro. ¿Cuántos barcos nacionales han naufragado?

Los naufragios más importantes de la historia de España han tenido lugar, sobre todo, entre el siglo XV y el XIX. Se estima que puede haber entre 700 y 2000 barcos españoles que se encuentran aún sumergidos. La mayor parte, en aguas americanas.

El siglo XVII fue el más duro para el Imperio Español. Galeones como el San José o el San Diego -que hacía la ruta comercial entre Nueva España y Filipinas- se perdieron en aguas del nuevo continente.

El galeón San José

Fue la mayor pérdida jamás contada de riquezas españolas en el mar, puesto que estaba cargado de lingotes y monedas de oro y plata y otras mercancías. Algunas fuentes consultadas hablan de un valor de 10 000 millones de dólares; otras, que ese montante corresponde solo a las 11 millones de monedas de oro encontradas. Atacado por los buques ingleses en la Batalla de Barú, de camino a España, el pecio más buscado de la historia de los naufragios fue encontrado por fin en 2015.

Explosión del San José | Ilustración de Samuel Scott (Museo Marítimo Nacional, Londres).

El galeón San Diego

Por su parte, el San Diego se utilizaba para cambiar bienes chinos por plata mexicana. Este barco fue hundido cuando intentaba defender Manila de los ataques holandeses. Lograron proteger la isla, pero el barco se perdió en las aguas filipinas. En 1991, el arqueólogo marino Franck Goddio lo encontró en perfecto estado de conservación. En 70 % de su contenido se encuentra expuesto en el Museo Naval de Madrid.

El buque Nuestra Señora de Encarnación

Pero quizás el naufragio más famoso de un navío español es el del Encarnación. Buque mercante de la Compañía de las Indias que se hundió en 1681, en Panamá, durante una tormenta. Desaparecido hasta 2011, cuando se encontró en buen estado gracias a que no había sido sometido a saqueos.

 

Más en el Blog de Lenovo | Un barco fantasma, un flotador sobre el hielo y el descubrimiento de las corrientes polares

Más en el Blog de Lenovo | Toda la tecnología que ves a tu alrededor va a desaparecer algún día

Imágenes | Wikimedia Commons y Shutterstock

Etiquetas: