¿Qué está impidiendo despegar a las tecnologías que nos harían vivir en el futuro?

tecnologías futuro mercado no despegan

HUDs, tecnología A+++, realidad aumentada y realidad virtual, impresión 3D, generación de energía solar y vehículos eléctricos. Tecnologías que podrían estar junto a nosotros pero que, por distintos motivos, están reservadas para el futuro.

Hay barreras a la tecnología que evitan que tengamos acceso a ellas en nuestro tiempo, incluso aquellas que solucionarían parte del problema climático. ¿Qué está impidiendo despegar a las tecnologías que nos harían vivir en el futuro?

HUDs, viseras RA con proyecciones en tiempo real

Atrás quedaron las Google Glass, aquél invento casi ortopédico que forzaba a levantar la cabeza a todo aquél que quisiese ver en un pequeño cristal algo de información. Atrás quedó la realidad aumentada con el casco Skully AR-1, que tropezó y se perdió en el olvido.

En 2013 saltó a la palestra y todo el mundo se emocionó. El Skully AR-1 iba a ser un casco que salvaría vidas. La señal de una cámara trasera sería proyectada en una pequeña pantalla frontal (HUD) sobre el vidrio delantero del casco.

Sin interferir en la conducción, evitaría que los motoristas tuviésemos que girar la cabeza para adelantar, una de las maniobras más peligrosas. Pero también podría mostrar datos como velocidad, ruta óptima o consumo de combustible. Sin duda, un invento revolucionario que aportaría seguridad en la conducción.

Pero en 2016 la compañía entró en bancarrota y fue disuelta, y la idea del HUD en cascos se abandonó. Algunas marcas de coche llevan desde 2013 incluyendo HUDs en sus diseños, pero por algún motivo incluso llegan a retirarlo de algunos modelos. ¿Por qué? Hay varios motivos.

Uno de ellos es que los HUDs actuales no son más seguros que un sistema convencional de GPS o una parrilla de datos normal. Los HUDs tienen que evolucionar más hasta ser más seguros que los sistemas tradicionales.

Otro motivo es el precio aún elevado que muchos conductores no están dispuestos a pagar. El tercero viene relacionado con el marketing, que no ha sabido mostrar el valor del HUD en los vehículos.

La tecnología de eficiencia A+++, demasiado cara

El mercado lleva años llenándose de productos destacados por su bajo consumo. Como si de un ataque del Final Fantasy se tratase, los han nombrado como A, A+, A++ y A+++. Viviendo en un planeta con un grave problema energético, deberíamos lanzarnos a ellos como locos. Pero no lo hacemos, y rara vez se compran.

eficiencia energetica A+++ tecnologías

De la imagen anterior vemos que los A tienen un consumo un 55% menor que la media. Pero es que los A+++ consumen cerca de un 24% de lo que consume la media.

Incluso si esperamos a que nuestros electrodomésticos se averíen con el tiempo, imaginemos lo que supondría para el planeta que invirtiésemos en tecnología A+++ todos. En 15 años los hogares de todo el mundo consumirían un 75% menos de electricidad. ¿Por qué no lo hacemos?

Hay dos barreras, relacionadas con ello. La del precio y la de la garantía de dos años. Los electrodomésticos A+++ son bastante menos asequibles que los A, y no digamos ya los B, C… Pero ofrecen la misma garantía de dos años, siendo la amortización cerca del doble de tiempo.

Realidad virtual y gafas de cartón

La realidad virtual existe desde hace algunos años. De hecho, muchos de nosotros hemos podido disfrutar de videojuegos en 3D gracias a las Cardboard de cartón de menos de 10 euros.

tecnologías cardboard realidad virtual

En 2014 hubo un auténtico boom con las gafas 3D, y luego el mercado se desplomó. Nos olvidamos de esta tecnología que puede revolucionar la educación y la medicina, así como la industria del videojuego.

Al igual que parece haber pasado con las VR antes mencionadas y proyectos como HoloLens de Microsoft o Google Glass, las experiencias 3D y la realidad virtual no terminan de despegar.

Hay varios motivos, pero probablemente el que más influya sea el del confort. Aquí no hay euros de por medio, pero sí narices irritadas por diseños de gafas 3D que todavía no han llegado a su máximo esplendor.

Lenovo Standalone with Daydream

Este es uno de los motivos por los que Google y Lenovo están trabajando juntos en unas gafas de realidad virtual distintas a las que hemos visto estos últimos años. Además de la comodidad, el prescindir de teléfono móvil hace más realista la inmersión. El conseguir unas VR con cada móvil fue ingenioso, pero poco aceptado entre los compradores.

Cámara 180º

Por supuesto, gafas 3D requieren de fotografías 3D, por lo que Lenovo está desarrollando cámaras que permitan capturar 180º de vídeo.

La impresión 3D necesita un empujón

Este año tampoco ha sido el ao de las impresoras 3D, la impresión por extrusión o láser de objetos. Durante un momento, hace unos años, parecía que pronto olvidaríamos nuestras impresoras 2D y cambiaríamos el mundo fabricando en casa los objetos que necesitábamos para el día a día.

impresora 3d tecnologías

La idea era genial, y pronto incendió los medios (y la bolsa). Incluso podíamos fabricar en casa nuestra propia impresora 3D.

Y luego nos quedamos estancados, siempre a dos, tres o cinco años vista. Esta tecnología podría revolucionar el modo en que consumimos, pero quedó varada antes de su comercialización masiva. ¿Por qué?

En parte, por el precio de las impresoras o el trabajo que conlleva construirse una. Pero la mayor barrera a la impresión 3D es la educación. Como pieza tecnológica, requiere de unos conocimientos mínimos sobre diseño que la mayoría de la población no posee.

Tecnologías de energía solar, ¿dónde estáis, que no os vemos?

Tres cuartos de lo mismo, pero con una tecnología con mayor recorrido. Llevamos hablando de la energía solar desde hace más de 20 años, pero no la vemos en casi ningún tejado aunque sabemos que desde diciembre de 2014 el kWh solar ya bajó del coste del kWh de la media del mercado.

Paridad de red solar

Fuente: Informe del Deutsche Bank, enero de 2014. Se muestra el coste medio en dólares por kWh y la solar (LCOE).

No es plan de llenar la Tierra de paneles solares, pero generaríamos entre 5 y 20 veces la energía que consumimos si tan solo cubriésemos los tejados de nuestros edificios. Cálculo en función del tipo de panel, zona del mundo, tipo de tejado…

En países como el nuestro el motivo está muy claro. Hay una falta total de voluntad política que ha convertido España en el país más restrictivo del mundo en autoconsumo eléctrico. Dado que la energía solar tiene su punto fuerte en el consumo propio de energía y en una red distribuida, la barrera está servida.

Pero, ¿y en el resto del mundo? Aunque lentos, hay avances (y esperanzas). En la India está la Kurnool Ultra Mega Solar Park, de 1000 MW de capacidad. En China el Longyangxia Hydro-Solar PV Station con 850 MW. También en India el Kamuthi, con 648 MW.

consumo de energía mundial tecnologías

Sin embargo hay que ser realistas. En 2010 consumimos cerca de 2.053.800 MW de petróleo, 1.825.600 MW en carbón y 1.540.350 MW en gas. Nos queda un larguísimo camino por recorrer, imposible de realizar sin la ayuda de los gobiernos.

El vehículo eléctrico no echa a rodar

Lo sabemos, es el tercer apartado sobre energía y tecnología, pero es que es un tándem que más nos vale tener presente en el futuro si queremos un planeta saludable. Y este pasa sí o sí por el vehículo eléctrico, de los que tan solo se matricularon 390 en el mes de abril en nuestro país (un 1% de las ventas).

Los vehículos eléctricos son mucho más limpios que los de combustión. Aunque todavía generan contaminación en su fabricación y consumen parte de su energía de fuentes no renovables, el avance hacia el consumo de energías limpias es imparable.

tecnologías vehículo eléctrico

Unido a tecnologías de conducción autónoma y con el cambio social hacia el vehículo compartido, solo necesitaremos un 3% de la flota de coches actual. El futuro es limpio y medioambientalmente sostenible, pero parece que no terminamos de alcanzarlo. ¿Por qué?

Podríamos echar la culpa a la falta de litio para las baterías, pero lo cierto es que todavía no hemos llegado a ese punto de producción.

En parte porque el precio de la nueva tecnología es más elevado, especialmente cuando el vehículo eléctrico incluye en su coste los costes ambientales de su producción y reciclaje. El vehículo de combustión no está obligado, y de hecho no paga los costes de su polución, con lo que el eléctrico juega con una enorme desventaja.

Aunque el eléctrico cubre el 90% de los usos actuales entre los particulares y más del 50% de los usos en empresas, seguimos pensando que no tienen autonomía o son difíciles de usar. Cuando no es cierto. Miedo y precio poco accesible son una mala combinación para un sector que además rara vez es apoyado por los gobiernos.

 

En general, estas y otras tecnologías que podríamos haber mencionado dependen de credibilidad por el público y un precio accesible. Por eso sería óptimo un empujón por parte de las administraciones, especialmente cuando hablamos de seguridad, medio ambiente y salud.

Hemos querido dedicar este artículo a tecnologías que ayudan en esos tres campos porque son los que más hace falta potenciar. Pero también está en nuestra mano ayudar, ya que las economías de escala se sirven de que unos pocos, al principio, invirtieron sabiamente.

En Lenovo | Un cáncer detectado lo antes posible: las nuevas tecnologías prometen un futuro espectacular

Imágenes | iStock/eternalcreative, EOI (CC BY-SA 3.0 ES), Google Cardboard (CC BY 2.0), Chinita 93 (CC BY-SA 4.0), Delphi234, dassel

Etiquetas: