Un agujero negro puede matarte de todas estas formas

Galileo Galilei miró por un telescopio y descubrió los cuatro satélites galileanos. Desde entonces la tecnología para mirar al cielo ha mejorado considerablemente. Construímos una gran cantidad de conocimiento. También curiosidades, como los muchos modos en los que un agujero negro puede matarnos.

Los agujeros negros son concentraciones masivas de masa en el universo. Como “aglutinadores” de gravedad, presentan algunas características de lo más curiosas. La ciencia ha descubierto al menos cuatro maneras de fallecer si nos acercamos a estos cuerpos. ¿Las conoces?

La espaguetificación en un agujero negro

Poco sabían los italianos del siglo XII que su pasta alargada daría nombre a un tipo de muerte astronómica. La espaguetificación existe, a pesar de que suene ridícula, y consiste en el alargamiento de un objeto al acercarse al agujero negro.

Para entender esto pensemos en que un agujero negro tiene una enorme cantidad de masa, y por tanto un pozo gravitatorio de gran inclinación. En cristiano: la gravedad aumenta mucho cada metro que avanzamos.

Imagina que vas en una nave espacial y te acercas lentamente –muy lentamente– a un agujero negro. En un instante oyes un crujido y al siguiente el morro de la nave ha sido arrancado de cuajo y engullido, perdiéndose en la negrura. Pero, ¿por qué?

La gravedad aumenta tan rápido que es como si un tren tratase de salvar un barranco sin puente. Montados en el último vagón, veríamos cómo la locomotora y el resto de los vagones desaparecen “hacia abajo”. Así de fuerte es el tirón.

tecnologia-agujero-negro-muerte-espaguetificacion

En una persona los efectos son similares. La gravedad aumenta tan rápido que, si vamos cayendo a un agujero negro, hay un momento en que nuestros pies sientan decenas de veces más gravedad que la cabeza.

Las consecuencias para una nave espacial, o un humano, no resultan agradables. Como los espaguetis al salir de la máquina de pasta, las personas nos convertiríamos en hilillos de átomos –y posteriormente partículas subatómicas– mucho antes de caer a la superficie del agujero negro. Por supuesto, para entonces ya estaríamos bastante muertos.

¿Muerte por horizonte de sucesos?

En el hipotético caso de que sobrevivamos para acercanos al horizonte de sucesos (el punto a partir del cual ni siquiera la luz puede escapar) probablemente nos topemos con una fuente de radiación creciente. Esto puede ocurrir en agujeros negros enormemente grandes. Pero, antes de explicar esto, ¿sabías que los agujeros negros “se evaporan”?

En el horizonte de sucesos se producen fluctuaciones cuánticas de vacío, como en todas partes del universo. Estas fluctuaciones son muy curiosas porque dos partículas que luego se aniquilan surgen del vacío. Justo en la superficie del horizonte de sucesos, ocurre algo increíble: algunas partículas caen al agujero y otras consiguen escapar. Es la radiación de Hawking.

¿Por qué estas pocas partículas que consiguen irse son importantes? Porque son la única información que escapa del agujero negro. El resto se pierde, creemos, para siempre. Y dado que tú eres información –piensa en el orden que tienen los átomos de tu cuerpo o en tus recuerdos– te perderás en el olvido.

tecnologia-agujero-negro-muerte-radiacion

Una vez cruzado el horizonte de sucesos, no hay manera conocida de sacarte de ahí. Hasta donde sabemos, es imposible, y eso quiere decir que da igual lo que veas al cruzarlo, como en Interstellar (2014): esa información jamás saldrá. A esto se lo ha llamado “muerte por firewall” o “muerte por destrucción de información”.

Lo más curioso es que el aumento de gravedad distorsiona el tiempo junto a ti lo suficiente como para que tardes décadas o siglos en caer hasta un punto en que mueras por espaguetificación. Tus hijos tendrán nietos, y estos tendrán bisnietos, y tú seguirás cayendo. Pero, para el resto del universo, eres irrecuperable.

Muerte por rozamiento en un agujero negro

Volvamos de nuevo a nuestra nave espacial y alejémonos un poco del horizonte de sucesos. Observemos el agujero negro y su disco de acreción. Todos los objetos realmente grandes en el universo suelen tener algo parecido. Es una gran cantidad de materia que gira alrededor.

Abriendo el artículo podemos ver el disco de acreción de un agujero negro como el Gargantúa (Interstellar), y abajo observamos otro. Ambos son diferentes. El disco de acreción de abajo parece más una nebulosa y el de arriba fotones. En realidad son similares: grandes cantidades de materia en rotación.

La fricción interna de todo este material alrededor del horizonte de sucesos suele ser enorme. Imagina un tornado (aire a alta velocidad) arrancando el tejado de una casa. Ahora imagina un tornado formado por restos de planetas en lugar de por aire, y a muchísima más velocidad. Sharknado se queda corto con este monstruo. Eso es un disco de acreción.

tecnologia agujero negro muerte-horizonte-de-sucesos

Hay varias maneras de morir por culpa de este disco. Una de ellas, la más obvia, es por rozamiento. Si imaginamos miles de billones de restos de roca y hielo rotando a altas velocidades, podemos darnos cuenta de lo raro es que ninguno nos golpease. La muerte, por descontado, sería instantánea.

Muerte por disparos de plasma

¿Alguna vez has estado en mitad de una tormenta? Los rayos son consecuencia de una enorme diferencia de potencial eléctrico entre el suelo y la atmósfera. Ahora imagina una cantidad de masa similar a varios sistemas solares rotando rápido alrededor de un agujero negro.

El roce produce plasma magnetizado, y este diferencias de potencial magnético que a su vez hacen que el plasma salga disparado. Es decir, que además de la espaguetificación, borrar tu información y matarte a golpes, el agujero negro también tiene eyecciones de plasma poco amigables.

Un motivo más para no ir de visita a uno incluso aunque el turismo espacial lo permita. Los agujeros negros son maravillas de la naturaleza, pero tenemos la suerte de no tener ninguno cerca.

En Lenovo | Así son los ‘starquakes’, terremotos en estrellas

Imágenes | iStock/keanu2, iStock/Photitos2016, iStock/titoOnz, iStock/vchal

Etiquetas: