¿Estamos alcanzando las limitaciones humanas?

La evolución es un proceso tan lento que hay ciertas barreras que estarán ahí durante cientos o miles de generaciones. El récord mundial en 100 metros de Usain Bolt (9,58 segundos) quizá fue alcanzado por algún humano antes. Es probable que lo repitamos después. Lo que será difícil es bajar la cifra.

Pero aunque el cuerpo humano no avance biológicamente, tenemos dos armas científicas para seguir batiendo récords. Hablamos de la técnica, aliada de Simone Biles para lograr su cuádruple axel (pirueta de gimnasia artística), y de la tecnología, como la IA que usan en baloncesto a nivel de NBA.

Simone Biles y sus saltos impresionantes

Cuando parecía que la gimnasia artística estaba completamente “exprimida” desde el punto de vista técnico, y que no veríamos nuevas contorsiones (porque no eran viables), Simone Biles nos sorprendió a todos.

El día 11 de agosto de 2019 demostró al juzgado de la prueba que era viable enlazar en suelo un doble mortal con un triple giro. Un “doble triple”. Para los legos, ¿esto qué es lo que es? Bueno, imaginemos alguien dando una voltereta hacia atrás en el aire.

A esta maniobra se la conoce como “salto mortal”, y hacer dos en el aire sin tocar el suelo recibe el nombre de “doble mortal”. Hasta ahí bien, pero Simone Biles lo complicó de forma notable.

Dentro del primer salto dio un giro de 180º con respecto a su eje, y esto ya no es tan básico. Lo realmente chocante es que en el segundo mortal introdujo un segundo giro de 180º, ejecutándolo de forma casi impecable. Y no es fácil.

Para ello, como explica la comentarista Paloma del Río, es necesario coger impulso suficiente para subir muy alto. Biles mide 1,42 metros, y eso le permite girar pero limita su altura de salto. Y hay que saltar al final de la última maniobra girando longitudinalmente a la vez que se gira de forma transversal.

Para lograr este movimiento estuvo practicándolo durante dos meses enteros. Dos meses dedicados a aprender a girar, a aprender a juntar las piernas, comprimir los brazos, e incluso posicionar bien el rostro.

No es la primera persona que lo consigue. Ri Jong Song lo intentó en 2004 (aunque falló la clavada) y Kenzo Shirai lo consiguió en Río 2016. Pero es arriesgado, y en el mundial de gimnasia artística de 2018 ni siquiera se intentó.

Hay maniobras demasiado arriesgadas. Biles lo sabe. Es la única persona en el mundo que ha salido de la prueba de barra con un movimiento llamado “doble-doble” que lleva su nombre. Pero durante el Mundial de 2019 decidió no arriesgarse.

Belmonte, en busca de micras de segundo

mireia belmonte competicion natacion micras segundo banador

No es una novedad que los nadadores y nadadoras profesionales se afeitan al límite, impidiendo que cualquier pelo le reste una fracción de tiempo significativa. En busca de micras de segundo. Mireia Belmonte, otra medallista olímpica esta vez en el agua, lo sabe bien.

Belmonte no solo tiene 21 medallas de oro olímpicas. También tiene el récord mundial de 20 minutos para ponerse un bañador, y no es porque sea lenta. Antes de cada prueba se enfunda dentro de un bañador de niña talla 22 (ella mide 1,70 metros y no está particularmente enclenque) para minimizar el rozamiento.

En el deporte olímpico cada mínimo detalle cuenta. La idea del bañador es la de evitar que el aire o el agua puedan entrar entre el tejido y ella. Se convierte en una segunda piel. Milésimas de segundo con la que batir no solo al resto de participantes, sino a ti misma.

Chuso, ¿adiós a las limitaciones de edad?

Jesús Ángel García Bragado, Chuso, cumple en octubre de 2019 50 años y, sin embargo, sigue compitiendo a alto nivel en la disciplina de marcha atlética. Con siete juegos olímpicos a sus espaldas, durante Doha (Catar) participó en cuatro horas de carrera nocturna. No se puede competir de día debido al calor.

Pero no hubiese llegado a donde está sin tecnología. Semanas antes de Río 2016 Chuso se hizo una lesión. Como bien explica en una entrevista, “me hicieron un poco de pegamento con células madre extraídas de mi plasma y en dos semanas ya podía volver a marchar”.

chuso 50 anos compite tratamiento medico

Hace décadas esto habría entrado dentro de la categoría de ciborg. Aunque ahora aún es extraño someterse a estas intervenciones, sí es cada vez más frecuente. La tecnología nos está diseccionando para ayudarnos a superarnos.

Aunque lleva tiempo anunciando su retirada, antes de ir a Catar se hizo un test genético. Aunque es una tecnología aún en desarrollo y muy limitada, la idea es descubrir potenciales enfermedades, prevenir lesiones y mejorar la alimentación. Ahora se prepara para Tokio 2020.

NBA y entrenamiento por inteligencia artificial

Perfil genético, células madre, material a medida y mucho entrenamiento. Traducción: tecnología y entrenamiento. La tecnología tiene cada año un mayor peso en el modo en que los atletas practican sus movimientos, y el baloncesto es uno de los últimos ejemplos de ello.

A mediados de 2019 la NBA y el equipo NEX anunciaron que empezarían a usar tecnología basada en inteligencia artificial para entrenar. El objetivo final no es solo potenciar su juego, sino hacer llegar esta tecnología a todo el mundo. Después de todo, no todo el mundo puede pagar un entrenador.

La idea no es nueva. Lleva tiempo dándose vueltas entorno a la idea. De hecho en septiembre de 2019 un estudio de Science se podía observar (vídeo arriba) cómo una inteligencia artificial controlaba al equipo contrario una vez dada cierta estrategia en el campo de juego.

Hoy usamos aplicaciones básicas para entrenar. Nos cuentan los kilómetros que hacemos y el tiempo que estamos haciendo ejercicio. Algunas incluso nos toman el pulso, pero pronto tendremos oxímetros, entrenamientos personalizados y dietas a medida. No para ser olímpicos, pero sí como resultado de la tecnología de la que hacen uso los oros.

Imágenes | EBC, Harpagornis, Aronu

Etiquetas: