La tecnología nos hace más productivos y se demuestra así

La tecnología nos libera del trabajo duro haciéndonos más productivos. Un día, hace unos cuantos milenios, a alguien se le ocurrió que el pico y la azada podrían dar lugar al arado, un tipo de tecnología nunca vista que amplió la productividad. Al ser más productivos, podíamos realizar el mismo trabajo en menos horas.

Este es el punto de partida de un comunicado de The Adecco Group Institute titulado: ‘Gracias a la tecnología una jornada laboral de 1970 se completaría hoy en tan solo una hora y media’. Hoy hacemos en un día el trabajo de varias semanas del siglo pasado. ¿Acabaremos trabajando menos días por ello?

¿Cuánto de tu tiempo dedicas a trabajar?

Las primeras sociedades humanas vivían de forma como viven hoy la mayoría de los primates: buscando comida de forma constante. Muchos de ellos basan su día en masticar los nutrientes necesarios para subsistir. Sin técnicas básicas de cultivo que maximicen los nutrientes por bocado, esto significa masticar durante todo el día para poder obtener la energía suficiente para vivir.

La agricultura, el comercio y el uso del carbón aumentaron de forma notable la capacidad para crear y distribuir alimentos. También otros bienes básicos tales como ropa o el coste de construir y mantener un hogar.

En la introducción de ‘El empleo del futuro’, Manuel Hidalgo aporta un dato muy interesante: “Con el salario medio de un británico de 2010 se pueden adquirir 14 veces los bienes y servicios que se podían comprar en 1750”.

¿Por qué? Principalmente porque producirlo cuesta mucho menos, pero también porque el salario relativo ha aumentado. Del mismo modo, el informe de Adecco aporta otros datos: en 1930 trabajábamos el 20,1% de nuestro tiempo, mientras que en 2012 trabajamos el 9,6%. ¿Hemos reducido la jornada laboral?

Formalmente, no. En España trabajamos 8 horas de lunes a domingo de 1595 hasta casi el siglo XIX. En 1919 la huelga de en La Canadiense el 1 de mayo impulsó la jornada de 40 horas semanales, con la que llevamos ya más de un siglo. ¿Podríamos bajar a 32?

La semana de cuatro días laborales

productivos semana de cuatro dias semanales trabajo del futuro adecco

En 2018, la Unión General de Trabajadores propuso trabajar cuatro días semanales congelando el salario. Así podemos leerlo en el informe ‘Impacto de la automatización en el empleo en España’ (2018), que se basa en varias ideas:

  1. La automatización cada vez se encarga de más tareas humanas, y quizá nos deje sin trabajo.
  2. Se crean menos puestos de trabajo de los que se destruyen las habilidades automatizadas, al menos durante la última década.
  3. Cada vez somos más productivos, aunque algo más despacio que durante el siglo XX.

En otras palabras: aunque parece haber menos trabajo, al menos durante las primeras olas de automatización, la productividad global no ha caído. Esto significa que podríamos trabajar cuatro días semanales sin perjuicio de salario. Pero es más, los últimos experimentos han demostrado que la productividad aumenta en una semana de 30 a 35 horas.

Durante agosto de 2019 Microsoft probó la semana de cuatro días en Japón y, aunque redujo la jornada de cinco a cuatro días, fueron un 39,9% más productivos. Es decir, no es necesario justificar la reducción de jornada por el aumento de producción del pasado, sino que la propia reducción de jornada supone un aumento de producción en el presente.

¿Conservar el salario y trabajar menos, ahora que somos más productivos?

Aunque hay una gran cantidad de bibliografía al respecto, hemos de ser sinceros: no sabemos cómo va a ser el futuro. Quizá el trabajo se reduzca de forma paulatina hasta que quede poco y muy técnico. Paul Collier, en ‘El futuro del capitalismo’, propone un reparto de este trabajo.

Si la jornada de 40 horas semanales de 10 trabajadores se reduce un 20%, en lugar de colocar en el paro a 2 de ellos, cada uno trabajará semanas de 32 horas. Esto se haría sin perjuicio del salario, ya que la producción aumenta de forma gradual. Hoy trabajamos menos que en 1930, pero generamos más valor.

En ‘Un mundo robot’, Javier Serrano se pregunta si seremos capaces de vivir con tanto tiempo libre. Nuestra sociedad siempre se ha basado en trabajar para vivir, lo queramos o no, y cambiar el chip puede resultarnos tan traumáticos como quedar en paro. De hecho. el pensador Yuval Noah Harari habla de “personas inempleables” en ‘Homo Deus’. ¿Se nos dará algo que hacer?

De momento, todas las soluciones parecen pasar por la más sencilla de todas: aportar una paga mensual básica (RBU, Renta Básica Universal) que complemente lo generado en el trabajo, aunque los expertos no se ponen de acuerdo en el cómo.

productivos  reparto del beneficio menos horas trabajadas

Andrew Yang, excandidato a la presidencia de EEUU proponía una RBU de 1.000 dólares mensuales. Philip Alston, el relator de la ONU, tras ver la extrema pobreza en España, recomendaba la implantación de otra RBU, de entrada, para el 26% de la población. Ya propuso algo así en 2017, aunque no había oídos. Ahora parece que se le escucha más.

En febrero de 2020, Oxfam Intermón propuso una renta garantizada, y el exministro Jordi Sevilla ha coordinado un informe por el ingreso mínimo a través del IRPF. Parece que las ideas van por ahí.

La inteligencia artificial, motor del cambio

A lo largo de nuestra historia varios hitos han dado lugar a una reducción de la jornada laboral al hacernos más productivos. La agricultura nos hizo trabajar de sol a sol, pero al menos estableció cierto horario. El uso del carbón redujo la jornada un poco más. Con la electricidad, se alcanzaron las 82 horas semanales en casi todo el mundo. En algunos países, hasta 40, donde se encuentra estancada.

Pero ahora hay un nuevo desarrollo tecnológico en implantación: la inteligencia artificial. De momento, las máquinas ya escriben bastante bien, superan a los abogados en muchas funciones y nos dan mil vueltas a la hora de gestionar almacenes. Nos quedan las habilidades blandas: creatividad, imaginación, etc.

Todo parece indicar que hemos llegado a un nuevo estadio, y que se aproximan nuevas medidas legales en pro de nuestro confort. Quizá en unos años Adecco publique un nuevo estudio que diga que trabajamos el 5% del tiempo. De momento, la reducción de jornada y la renta básica son solo ideas.

 

En Lenovo | ¿Crees que la automatización no forma parte de tu vida? Atento

Imágenes | iStock/intararit, iStock/stevanovicigor