Qué significa el descubrimiento sobre el virus de la mononucleosis y la esclerosis múltiple

La Universidad de Harvard (EEUU) ha descubierto una relación directa de causalidad entre la enfermedad originada por el virus de Epstein-Barr, la mononucleosis, y la esclerosis múltiple (EM).

El origen de la esclerosis múltiple ha sido uno de los mayores enigmas de los últimos tiempos. Ahora, gracias al estudio del investigador Kjetil Bjornevik y su equipo, quizás estamos un paso más cerca de dar con el diagnóstico y su cura.

Índice

¿Qué es la esclerosis múltiple?
Alta relación entre el virus de la mononucleosis y la esclerosis múltiple
Respuesta de la comunidad científica

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple (EM) es definida por la RAE como una “enfermedad crónica producida por la degeneración de las vainas de mielina de las fibras nerviosas, que ocasiona trastornos sensoriales y del control muscular”.

Los síntomas más frecuentes de la esclerosis múltiple —según el sistema de clasificación diagnóstica DSM-5— son:

  • Alteraciones oculomotoras: como pérdida total o parcial de la visión, dolor en los ojos, escotomas, etc.
  • Parestesias: sensaciones anormales (pinchazos o quemaduras) que no provienen de un estímulo real previo.
  • Debilidad o torpeza de las extremidades.
  • Espasticidad: podemos encontrar desde una marcha rígida e inestable a pacientes con movilidad reducida.
  • Dificultades para el control de la vejiga: incontinencia, complicaciones para iniciar la micción, polaquiuria, etc.
  • Síntomas cognitivos leves: por ejemplo, apatía, disminución de la atención, labilidad emocional o depresión.

La etiología —causa u origen— de la esclerosis múltiple es aún desconocida. Una de las causas que más se barajan en la actualidad es “la infección por un virus latente (posiblemente, un herpesvirus humano como el virus de Epstein-Barr que, al activarse, desencadena una respuesta autoinmunitaria secundaria”.

Además, la esclerosis múltiple se considera hereditaria —su mayor incidencia en determinadas familias sugiere cierta propensión genética—. La edad de inicio más habitual es de los 20 a los 40 años, con un mayor riesgo en mujeres.

Alta relación entre el virus de la mononucleosis y la esclerosis múltiple

Como acabamos de ver, una de las posibles causas de origen de la esclerosis múltiple es el virus Epstein-Barr (VEB). ¿Qué es? ¿Qué enfermedades causa? ¿Qué alteraciones provoca? A continuación, respondemos a todas tus preguntas.

¿Qué es el virus Epstein-Barr?

El virus Epstein-Barr o virus del herpes humano 4 es uno de los más comunes que se dan entre los seres humanos. Casi todas las personas se han infectado con el VEB en algún momento de su vida. La etapa más común de contagio es la niñez, cuando no presenta grandes síntomas destacables. Y tras el contagio, el virus permanece latente para siempre.

El modo de contagio más frecuente es mediante la saliva —aunque puede darse también por medio de otros líquidos corporales—, y la enfermedad que más se asocia con este virus es la mononucleosis infecciosa.

Actualmente se considera que puede ser la causa principal de desarrollo de esclerosis múltiple. Pero, tranquilos, la mayor parte de las personas que han sido infectadas alguna vez con el VEB no desarrolla esclerosis múltiple. Entonces… ¿cuándo el VEB provoca esta enfermedad neurodegenerativa?

¿Qué relación tiene el VEB con la esclerosis múltiple?

Ya sabemos que la gran parte de la población contagiada por VEB no desarrolla esclerosis múltiple. Y es difícil demostrar que la causa de la EM es el virus Epstein-Barr. Bjornevik y su equipo, en Harvard, han llevado a cabo un estudio de más de 20 años —entre 1993 y 2013—, con la finalidad de demostrar la correlación entre el VEB y dicha enfermedad.

En este trabajo se han usado como muestra los resultados en más de 10 millones de reclutas militares estadounidenses. Las conclusiones evidencian que la infección por el VEB aumenta en gran medida —hasta en 32 veces— el riesgo de esclerosis múltiple. Se tomaron muestras tres veces a cada usuario durante el estudio. Solo uno de los sujetos que desarrollaron esclerosis múltiple constaba como EBV negativo, el resto, todos —821 personas— se habían contagiado del virus antes o durante el estudio.

mononucleosis esclerosis multiple

Además, el riesgo de padecer esclerosis múltiple no aumentó significativamente al compararlo con la infección con otros virus de características similares.

Respuesta de la comunidad científica

Los expertos se encuentran divididos. Mientras que el equipo de Bjornevik asegura una relación directa de causalidad entre el VEB y la esclerosis múltiple, otros autores no lo ven tan claro.

Robinson y Steinman, de la Universidad de Stanford, también en Estados Unidos, consideran que el virus de Epstein-Barr no es suficiente, por sí solo, para causar EM. Sobre todo, teniendo en cuenta que hay una clara predisposición genética.

Otros científicos españoles, como Luisa María Villar —jefa de inmunología del Hospital Ramón y Cajal— o Miguel Medina —director científico adjunto de CIBERNED— también ponen en duda esta teoría. Estos investigadores consideran que la predisposición genética, junto con otros elementos —como un bajo nivel en vitamina D, el consumo de tabaco o distintos factores ambientales— son clave para entender la etiología de esta enfermedad.

Por el momento, el estudio de Bjornevik abre la puerta a una posible futura cura para esta enfermedad. Habrá que esperar a que más investigaciones lo corroboren.

 

Más en el blog de Lenovo | María Paz Bureo, de Neurofit: “La tecnología me permite convertir la rehabilitación en un juego”

Más en el blog de Lenovo | Un hackathon alrededor de la ELA

Etiquetas: