Se acerca nuevo curso: consejos clave para sacar el máximo partido a tu equipo en remoto

Mientras que Harvard impartirá todas sus clases en remoto, en Estados Unidos se estudia actualmente si las clases al aire libre podrían ser una alternativa válida. Está claro que la educación está viviendo un cambio y ya se da por hecho que en algún momento de este ciclo escolar niños y adultos volvamos a un confinamiento estricto.

Ante esta situación, madres, padres y alumnos tendremos que adaptarnos y sacar el máximo provecho a la situación. Con un buen equipo portátil, como la serie TAB, los premiados X1 Yoga o el versátil Chromebook IdeaPad, tendremos en casa un escritorio ligero, de espacio reducido y con la posibilidad de seguir estudiando o trabajando sin quedarnos colgados. Profundicemos en las ventajas y posibilidades de un sistema en remoto.

Qué es un equipo en remoto

Cuando hablamos de escritorio o equipo en remoto hablamos de procesos de trabajo en los que los integrantes de estos no se encuentran bajo el mismo espacio físico, sino que cada uno de ellos trabaja desde distintas situaciones geográficas, principalmente desde casa.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la conexión a un escritorio remoto mediante nuestra red doméstica, especialmente con Windows 10. Pero la tecnología actual permite distintas formas de trabajo en la nube sin necesidad de estar bajo el mismo techo, ya seamos usuarios de Windows, MacOS o cualquier extensión Linux.

Ventajas y beneficios

Si bien es cierto que estudiar o trabajar en remoto condiciona nuestra gestión del tiempo, pudiendo dedicar más del que deberíamos, la realidad es que no salir de casa y evitar trayectos repercute positivamente en nuestro tiempo libre. El estudio y trabajo en remoto permite conciliar de mejor manera la vida profesional y personal.

Trabajando en remoto ganamos tiempo para dedicarlo a nuestras aficiones, proyectos personales y amistades, además de abrir la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar del mundo, allá donde haya una buena conexión WiFi. Eso sí, es importante dotarse de un buen equipo tecnológico, portátil o convertible 2 en 1, para obtener el máximo rendimiento a cada hora trabajada.

La libertad tiende a incrementar el bienestar y, por tanto, la salud. Y, si logramos ser organizados, nuestra productividad puede verse incrementada, lo que redunda en mejores salarios o beneficios.

Consejos para evitar distracciones

Planifica tu jornada antes de comenzar. El multitasking no ayuda y, cuando sientas que tienes varias urgencias que atender a la vez, el caos te atenazará y no podrás avanzar. En cambio, dividir tareas en fragmentos más pequeños e ir avanzando poco a poco será de gran ayuda.

Crea listas con objetivos cortos, sencillos y accesibles. Puedes apuntarlas en etiquetas o una pizarra. El placer de ir tachando y avanzando te hará sentir que aprovechaste el día.

Silencia las notificaciones de estado de las aplicaciones, muy especialmente de las redes sociales, que un simple scroll entre imágenes te arrastrará a un meme, este te llevará a un enlace de YouTube y, de ahí, a otras sugerencias. Cuando te quieras dar cuenta, llevarás varias horas viendo vídeos.

Ponte cómodo pero no demasiado. Tu música favorita puede levantar tu ánimo, pero tal vez sea mejor apostar por sonidos de la naturalezachillhop o algo de clásico.

Organiza tus cables, libretas, periféricos y gadgets sobre el escritorio para que haya la mínima cantidad de elementos visibles. Un escritorio limpio y ordenado, tanto por dentro como por fuera, transmitirá sensación de equilibrio y seguridad, lo que también ayudará a mantener ordenadas las ideas. Si bien este consejo no aplica en todo el mundo, la disciplina es clave para mantener el control durante largos confinamientos.

Salvo que el calor te obligue a ello, es recomendable cerrar puertas y ventanas. Hay quien se aísla con auriculares con cancelación de ruido. Como fuere, cuantos menos estímulos y distracciones externas derivadas de ese ruido de fondo, mucho mejor.

Y, como es evidente, toma descansos puntuales. Para cada dos horas a estirar las piernas, mirar por la ventana, cambiar la vista y comerse una manzana o preparar café serán magníficos revulsivos que cambiarán tu forma de encarar las siguientes dos horas. De esta forma, tampoco sentirás la acumlación muscular que puede acabar lesionándote.

Las herramientas clave

Como apuntábamos más arriba, el trabajo en remoto aporta un amplio conjunto de ventajas gracias, en parte, a las muchas herramientas existentes para ello. Por ejemplo, quien necesite apuntar ideas en una libreta podrá recurrir a Evernote, ClickUp o Notion. Destacamos algunas de las utilidades más recurrentes y prácticas, las más notorias para instalar en nuestro equipo.

Jitsi, Zoom o Skype, tú eliges

Cualquier escritorio en remoto que se precie tendrá que hacer uso de alguna app para conferencias en directo. Estas tres están entre las más populares debido a sus muchas funciones.

Jitsi Meet está desarrollada en código abierto, es completamente gratuita y ofrece llamadas grupales de tantos miembros como queramos. Zoom es algo más restrictiva aunque cuenta con muchas opciones adicionales, como los fondos 3D, y su interfaz es realmente intuitiva.

Puedes descargarla gratis desde aquí (requiere registro).

Skype, por su parte, es la más veterana y robusta. Cuenta con herramientas para compartir pantalla y editar documentos en línea, y cada reunión puede ser grabada para aquellos alumnos o trabajadores que no hayan podido asistir.

Puedes descargarla gratis desde aquí.

Google Classroom

Esta es una opción enfocada para docentes y sus alumnos. Cada profesor puede crear un aula virtual desde la que organizar la clase, pedir trabajos, fecharlos y puntuarlos, agregar a más personas para convocar reuniones y centralizar todas las clases dentro de un mismo curso virtual. Y todo esto sin necesidad de más herramientas que las disponibles dentro de la suite de Google, ya que es compatible con Calendar, Meets o Drive.

Puedes comenzar a usarla gratis desde aquí.

Slack

Esta propuesta se ha convertido por méritos propios en una de las más populares y utilizadas en todo el globo. Equipos como Tesla, FOX, la BBC, IBM o hasta la mismísima NASA lo utilizan como herramienta de comunicación en tiempo real. Con Slack podemos crear canales privados, compartir archivos, previsualizarlos, agregar apps de terceros o abrir una videoconferencia en cuestión de segundos.

Puedes descargarla gratis desde aquí.

Microsoft Teams

 

Otra alternativa similar a Slack que combina el potencial de las herramientas propias (Word, Excel, PowerPoint) con un chat a la manera de Messenger, con la opción de comunicación vía audio, vídeo o texto. Con las distintas iteraciones, Teams ha ido agregando funciones y todos los subprocesos o colaboraciones que hagamos dentro de la app se vinculan a nuestra nube personal para poder saltar del escritorio de PC al móvil y seguir trabajando en remoto.

Puedes descargarla gratis desde aquí.

Trello, Asana o Monday

Por último, quienes trabajen con varios proyectos o clientes pueden recurrir a alguna de estas tres herramientas para mantener el control. En Trello creamos tableros y, dentro de ellos, vamos añadiendo etiquetas con distintas tareas que podemos agrupar por prioridad, fecha, tipología, etc. Puedes comenzar a usarla gratis desde aquí (requiere registro).

Asana propone algo similar, aunque su funcionamiento está más orientado a la creación de canales para cada espacio de trabajo (limitados a 10 usuarios). Puedes acceder a la versión de pago desde aquí. Una vez configurada la cuenta de correo, tendremos la oportunidad de decidir la frecuencia con la que recibir avisos y recordatorios de las tareas pendientes.

Por último, Monday, es otra desarrollo premiado —entre sus clientes destaca VISA, Uber, CocaCola o L’Oreal— similar a Asana. Se trata de un organizador de tareas y espacios de trabajo por cada petición cliente. Permite decenas de integraciones y su funcionamiento es muy intuitivo. Es muy útil incluso si solo queremos organizar trabajos escolares por materia, como una agenda digital, permitiéndonos agregar a personas para los proyectos grupales.

Imágenes | Unsplash (1, 2, 3, 4 y 5)

Etiquetas: