Cómo diseñar una ‘smart home’ de cero

Como las Smart cities, una Smart home está relacionada con la comodidad, el bajo impacto ambiental, y la seguridad, ya que la idea de vivienda inteligente deriva de la vivienda digital.

Si buscas una vivienda inteligente, y quieres diseñarla desde cero, estás en el lugar adecuado. Analizamos los diferentes pasos a tomar para acabar viviendo en una smart home teniendo en cuenta el coste de remodelarla.

Pérdida energética: primer punto de la lista

Cuando hablamos de viviendas inteligentes, el primer impulso es salir a comprar gadget y tecnología. Se trata de un error frecuente con el que parchear deficiencias estructurales de nuestra casa. Lo primero es echar un vistazo a la envolvente del edificio y a la que tenemos con los vecinos.

La envolvente es barrera que separa el interior de la vivienda del exterior. Muros, techo o suelo, y en especial ventanas. No viene de más analizar mediante una pistola térmica los puntos de fuga.

Este punto es clave y suele requerir obra para aislar muros o realizar cambios de ventanas. Ahorrárselo no merece la pena debido a que, pongamos el sistema de calefacción que pongamos, estaremos perdiendo energía para siempre. Cambiar ventanas no es muy digital, pero supone una inversión a futuro.

Cambio del sistema de calefacción por uno eléctrico

En las viviendas españolas usamos, preferentemente, gas natural, pellets o leña para calentarnos. En algunas se usa carbón, pero casi toda la vivienda nueva hace uso de sistemas de aerotermia o ventilación por conductos. Vamos por partes.

La aerotermia es uno de los sistemas más costosos pero con menor impacto ambiental y mayor ahorro a largo plazo. Hace uso de un módulo exterior y uno interior, y funciona con electricidad. Luego volveremos a hablar sobre la energía.

La gran ventaja de la aerotermia es que se puede implementar suelo radiante (también con frío); o cambiar los radiadores a unos adaptados a agua fría. Si es así, el sistema puede usar los mismos conductos de agua que la caldera.

smart home sistema de calefaccion

 

La climatización por conductos (arriba) es bastante más asequible pero sigue un procedimiento parecido a la hora de generar frío y calor. La diferencia es que este se vierte a la vivienda a través de los conductos y las rejillas de ventilación.

Este último sistema baja ligeramente el techo de parte de la vivienda. Si ya lo tenemos muy bajo, no nos cabe la unidad interior, o la casa es pequeña, en lugar de conductos podemos meter un par de splits en configuraciones 2×1 o 1×1.

Ambas opciones incurren, de nuevo, en obra menor. Las Smart home requieren que nos ensuciemos las manos. Sin embargo, aportan ventajas innegables.

¿Por qué calefacción eléctrica?

Si hemos destacado la calefacción eléctrica (acompañada de un buen aislamiento) es porque es mucho más responsable. A diferencia de la calefacción por gas, no emite contaminantes locales. Pero ojo, que los emite en base a la electricidad que estemos contratando, algo a valorar en una smart home:

  1. Mix eléctrico español. Si contratamos la luz con una compañía corriente, consumimos energía en base al mix eléctrico español. Solo un 40% del mismo era renovable en 2018. Dicho esto, cada vez hay más renovable: invertir en climatización eléctrica nos hará cada año más responsables.
  2. Energía verde. Otra posibilidad es contratar energía verde certificada. Esto no quiere decir que a nuestra vivienda lleguen los electrones de un panel solar, pero sí sienta un precedente que impulsa el cambio de modelo eléctrico a uno más sostenible. Y ya no es nada cara.

Si hemos arrancado el artículo con el aislamiento y la electrificación es porque este paso nos ayudará a ahorrar en el futuro. Por contra, empezar a instalar tecnología sin más podría dejarnos sin capital para próximas adecuaciones.

El mismo motivo nos lleva a prescindir del agua caliente mediante caldera e instalar un termo que poder apagar. Apagado, el termo no consumirá nada, pero encendido buscará mantener el tanque siempre a cierta temperatura, incurriendo en un gasto continuo. Búscalo con botón ON/OFF.

Luces inteligentes y control domótico

Una vez hemos realizado la obra mínima y suficiente para ser considerados “Smart”, sí podemos acudir a dispositivos que nos hagan la vida más fácil. Empezando por el router y su cambio de contraseña. Casi todos los dispositivos domóticos requieren WifI o se ven reforzados con él.

La iluminación y el control de la climatización suelen ser los primeros sistemas en automatizarse. Es sencillo y, de nuevo, nos ayudan a ahorrar de forma considerable. Además, ¿qué sentido tiene contar con un sistema de calefacción último modelo si lo usamos para calentar los muebles?

termostato inteligente para una smart home tecnologia

Arriba podemos ver uno de los termostatos más conocidos. Lo cierto es que existen una infinidad de termostatos conectados a nuestros móviles, la mayoría de ellos más asequibles. Esta es solo una opción, pero es clave que el termostato sea compatible con nuestro sistema de climatización.

Las luces inteligentes son una opción interesante, pero lo verdaderamente importante no es que sepan cuándo apagarse, sino que sean led. La vida útil y el consumo de estas bombillas es muy superior al resto. Una smart home tiene presente no solo el consumo, también el impacto de fabricación de su tecnología.

¿Necesito persianas automáticas o una lavadora Wifi?

Buena parte de los gadgets dirigidos a las viviendas inteligentes son completamente superfluos. Como ejemplo, las persianas automatizadas, a menos que suframos alguna discapacidad. En líneas generales, introducir más mecanismos en la vivienda solo aumentará su complejidad y mantenimiento.

Del mismo modo, una lavadora, lavavajillas, y frigorífico con Wifi puede aportarnos cierto grado de confort (volver a casa y tener la lavadora para sacar); pero hemos de valorar su coste. Tanto económico en la compra como económico en amortización y mantenimiento.

Control por voz, una tendencia al alza

lenovo smart p10 altavoz inteligente

Si hace un par de años el control en un panel táctil resultaba la punta de flecha de la tecnología en domótica, ahora lo es el control por voz. Gracias a asistentes como el Lenovo Smart Tab P10, que integra altavoces inteligentes y una pantalla, podemos «dar órdenes» a nuestros dispositivos conectados.

Cada vez se da más espacio a estos altavoces inteligentes, que han evolucionado hasta convertirse en el “cerebro” de la vivienda. A menudo se puede conectar el asistente no solo con el móvil, sino también con la televisión, el ordenador y, como veíamos arriba, con diferentes electrodomésticos e incluso robots.

Esto es sin duda una equipación interesante para una vivienda inteligente una vez que tenemos un pequeño universo de dispositivos que controlar; pero también si aún no disponemos de ninguno. Los asistentes no solo son el pilar básico (como lo fue el router), también disponen de funcionalidad por separado.

Importante revisar el tema de la seguridad

No podemos olvidar que el número de objetos conectados (inteligentes o no) repercute en la vulnerabilidad de nuestra red interna. Por eso es importantísimo analizar la seguridad de cada dispositivo conectado y hacerlo solo cuando esta resulte apropiada. También mantener las contraseñas actualizadas en cada dispositivo, más el router.

lenovo smart display

Si adquirimos una cámara IP el primer paso será cambiar la contraseña que venda de serie, y el segundo recordar actualizar su software en base a los paquetes que lance el fabricante. La seguridad es cada vez más importante en nuestras viviendas, también el confort.

Incluir vegetación en la vivienda ayudará a regular la temperatura, así como disponer de cortinas en todas las ventanas, toldos y muebles altos en las paredes. Además de la tecnología, hemos de hacer uso de los ‘trucos’ para lograr una Smart home.

En Lenovo | ¿Podrán las ‘smart cities’ hacernos más felices?

Imágenes | iStock/zhudifeng, iStock/Silas Bubolu, iStock/Daisy-Daisy

Etiquetas: