Tenemos 12 años para cambiar a una tecnología más sostenible

Si en los próximos 12 años no hacemos nada para evitar el calentamiento global, tendremos serios problemas. Así lo afirma el Panel de Científicos de la ONU sobre el cambio climático. Poco más de una década para cambiar considerablemente toda tecnología y el modo en que la usamos.

Nuestra tecnología actual sigue siendo totalmente dependiente de los combustibles fósiles. Al procesarlos y extraer su elevada energía interna, liberan compuestos a la atmósfera que ayudan a calentarla. Esto ya está generando las primeras migraciones climáticas (abajo). ¿Qué podemos hacer para evitarlo?

El problema es serio, aunque Trump diga lo contrario

Al problema directo y más visible de las emisiones de gases invernadero (la contaminación urbana) se suma el cambio climático a largo plazo. El CO2 es un gas habitual en la atmósfera, pero su acumulación trae problemas serios que no podemos ignorar.

Uno de ellos es el aumento gradual del nivel de agua en algunas zonas. Si el nivel sigue subiendo, algunos pueblos tendrán que migrar al completo. Esto ocurrirá en pocas décadas en Filipinas.

migraciones climaticas infografia

Otros, como los que viven en la Cuenca del Amazonas, el norte de América del Sur, Rusia, Siria o Australia, no podrán hacer frente a las elevadas temperaturas que convertirán su entorno en un desierto inhabitable. España tiene la gran suerte de contar con el Atlántico y su corriente norte, pero incluso esta podría desaparecer debido al cambio en la salinidad del Atlántico.

Si la guerra Siria a desplazado a millones de personas que se dirigen a Europa, pensemos en lo que supone que cerca de la mitad del área habitable de nuestro planeta deje de ser tan confortable. Y tengamos en cuenta que nuestro acogedora Europa podría no serlo tanto en unas décadas.

La única solución: dejar de emitir CO2

Puede parecer drástica, pero Europa busca convertirse en una economía completamente independiente de los combustibles fósiles entre 2040 y 2055. Si durante esa franja no reducimos a cero las emisiones, la temperatura del planeta subirá por encima del 1,5ºC con referencia a periodos preindustriales.

Si esto ocurre, los problemas empezarán a acelerarse. Por ejemplo, esta subida de temperatura liberará billones de toneladas de CO2 atrapadas en el permafrost siberiano. Imaginemos las consecuencias de duplicar en una década el CO2 atmosférico. El planeta podría acabar en varios siglos como Venus, con nubes de ácido a 460 ºC.

El Acuerdo de París abrió la puerta al cambio de modelo de economía, que tiene varios pilares básicos. El primero de ello es el cambio en la generación de energía, con el cierre gradual pero definitivo de todas y cada una de las centrales térmicas europeas.

En los últimos meses hemos visto en españa cómo alguna de ellas confirmaba su fecha de cierre y cómo las empresas de energía propietarias proponían la construcción de otras fuentes de energía como la eólica o la solar. Esto incluye la manera en que calefactamos o enfriamos nuestros edificios. El gas tendrá pronto sus días contados a favor de sistemas como la aerotermia o geotermia.

Un cambio de modelo hacia mayores eficiencias

Si cualquiera de nosotros coge el manual de fábrica de un electrodoméstico de hace un par de décadas verá que el consumo eléctrico es muy elevado comparado con los actuales.

Ahora se valora mucho que estos sean A+, A++ o A+++. Arriba podemos observar cómo el mundo consume, por persona y año, más energía cada década. Puede resultar preocupante, pero la tendencia está cambiando en países desarrollados:

En la gráfica de arriba, con datos del Banco Mundial, observamos una caída gradual en el consumo de energía per cápita. Uno de los motivos que influyen es el aumento de la eficiencia de todos los dispositivos y objetos que tenemos a nuestro alrededor. También un uso más responsable de la energía, como hacer uso del transporte público.

Por bajar a tierra estos conceptos, podemos observar cómo la Serie P de Lenovo en ThinkStation ronda una eficiencia del 90% y un consumo más bajo que la serie anterior. Ahora imaginemos trasladar esto a cualquier otro sistema: calefacción, transporte, servidores de internet, etc.

Una década para responder al cambio climático

Doce años parecen poco tiempo para establecer políticas responsables de cara al clima. Sin embargo, no arrancamos de cero. Muchas marcas llevan décadas trabajando por mejorar la eficiencia de sus productos. Como hemos visto, el consumo per cápita se reduce cuando la economía de un país se asienta.

Además, la movilidad eléctrica se consolida en las ciudades, y la tecnología de conducción autónoma le pisa los talones. En climatización, buena parte de los nuevos pisos instalan directamente climatizadores 100% eléctricos y ya hay empresas que solo suministran luz renovable.

La tendencia de cambio y concienciación se está acelerando en países como el nuestro. En menos de una década casi toda nuestra economía podría estar funcionando de forma eléctrica, renovable y sin emisiones. Aunque aún queda trabajo por hacer.

No es una utopía. El 13 de mayo de 2017 California logró que dos tercios de su energía (el 67%) fuese renovable. Ahora consigue esa meta con frecuencia, y se plantea la descarbonización total hacia 2045. Hay motivos para el optimismo.

Imágenes | Stephen Philpott, ONU, Banco Mundial

Etiquetas: