El 75% de los españoles está cómodo con nuevas tecnologías

La aversión a las nuevas tecnologías no es algo raro. Históricamente, primero se ha temido todo lo nuevo y luego se ha aceptado. Por eso resulta tan interesante descubrir que tres de cada cuatro españoles se sienten cómodos con las nuevas tecnologías. Así puede leerse en el estudio ‘Global Consumer New Technology Adoption’, realizado por Toluna y Harris Interactive en siete países.

El estudio recoge la adopción de tecnologías como el reconocimiento facial, la realidad virtual, el IoT, el reconocimiento de voz, la tecnología wearable, así como los dispositivos «doblables» e interactivos. Aunque deja fuera otras tecnologías que ya estudiamos en su momento, como la aceptación de la movilidad autónoma o la inteligencia artificial. Así confiamos los españoles en las nuevas tecnologías.

Emocionados por usar nueva tecnología

Uno de los datos más llamativos de esta pequeña encuesta, que involucró a 7.322 participantes de todo el mundo (1.015 españoles), es el grado de “emoción y comodidad” de los encuestados según el país donde residían.

Mientras que el 46% de los ingleses, el 50% de los alemanes y el 51% de los australianos dijeron sentirse “emocionados y cómodos” con las nuevas tecnologías, destaca cómo los italianos (76%), españoles (72%) y estadounidenses (65%) tenemos una perspectiva más optimista de la tecnología.

Como era de esperar, es entre los más jóvenes donde se encuentran las mayores tasas de aceptación. A nivel global, el 77% de los jóvenes de 18 a 34 años se sienten emocionados y cómodos con la nueva tecnología, mientras que ‘solo’ el 41% de los mayores de 55 años comparte su entusiasmo.

¿Qué tecnologías nos interesan a los españoles?

Ordenadas por interés creciente, al 27% de los españoles nos interesa la tecnología wearable; al 28%, el reconocimiento facial; al 31%, la realidad virtual. Sobresalen, en nuestro caso, los gadgets interactivos (36%), los objetos del IoT (39%) y los dispositivos capaces de ser doblados o flexibles, como es el caso del Motorola Razr (tecnología Zero Gap) o el portátil Yoga (40%).

nueva tecnologia doblable

Llama la atención cómo casi todos los países encuestados ponen el IoT en el centro, salvo Australia, que se decanta por los dispositivos interactivos. También es llamativoo que en España damos una importancia relativa altísima al reconocimiento de voz (33%), que dobla a la que dan en Alemania (17%) y se aleja mucho de Reino Unido y Australia (22%).

‘Tecnología’ no es lo mismo que ‘uso de la tecnología’

Al igual que es posible emocionarnos si nos regalan un juego de cuchillos de cocina, es también casi seguro que los encontraremos perturbadores en la escena de un crimen. La ética es un factor de primer nivel en tecnología y, por ello, su aceptación dependerá del uso que le demos. Así, los españoles estábamos dispuestos a usar las nuevas tecnologías vistas para:

Esta última métrica es particularmente interesante en el escenario actual de coronavirus. Sin embargo, es importante destacar cómo se haría necesario cumplir con el GRDP en buena parte de los países consultados, España incluida. Es decir, sería viable controlar la pandemia vía app, pero en cauces legales.

De este apartado destaca la prioridad de Italia y Alemania por la seguridad frente a otros usos. De hecho, Italia coloca en segundo lugar el automatizar tareas, un uso que no aparece en el TOP 3 español. El resto de usos están bastante igualados entre países, probablemente porque todos tienen patrones occidentales.

Nos importa más el precio que la privacidad

Uno de los datos quizá más reveladores del estudio aparece cuando se les pregunta a los participantes: “¿Qué haría que no comprases estas nuevas tecnologías?”. Los españoles pusimos el precio como la primera barrera, el factor más relevante con un 56% de encuestados resaltándolo.

precio por delante de la privacidad aceptacion nuevas tecnologias

El desconocimiento sobre las posibilidades de la tecnología también parece un factor de barrera, particularmente no saber qué beneficio se obtendrá del objeto (41%). Tiene lógica: si no sabemos qué aportará la inteligencia artificial en nuestras vidas, ¿por qué comprarla?

Le sigue, bastante lejos, la privacidad o falta de la misma. Solo el 28% de los encuestados españoles admitieron que sería una barrera comprar una tecnología insegura, quizá un indicativo de todo lo que nos queda por aprender al respecto. Es importante subrayar que ningún país puso la privacidad por delante de otros factores: el precio y la utilidad fueron los primeros.

¿Por dónde empiezo una casa inteligente?

Aunque todas las smart homes debieran empezarse por aquellos gadgets que reduzcan gastos (y así poder afrontar futuras compras) no todos los países coinciden en qué comprar para hacer la casa más inteligente. De hecho, muchos priorizan funcionalidad a ahorro.

Un 77% de canadienses y un 68% de alemanes dan más relevancia a los “dispositivos domésticos conectados”; Francia (64%) e Italia (83%) se decantan por “electrodomésticos conectados”; e Inglaterra (70%) y Estados Unidos (77%) ponen los “dispositivos de seguridad” lo primero. Solo España invierte en “iluminación inteligente”, con un 81% de apoyo.

El 74% de los españoles quiere estar siempre conectado

nuevas tecnologias queremos estar conectados

La conexión permanente es uno de los factores en los que más coincidimos todos los países del estudio, con nuestras diferencias. Más del 50% de los encuestados de todos los países afirman querer estar conectados todo el tiempo. Este es un factor que nos une, literalmente.

No hablamos necesariamente hacer un uso activo de la conexión, como puede ser ver una película en streaming desde el móvil ahora que empieza a desplegarse 5G. Basta con disponer de conexión para que nos lleguen notificaciones, avisos o poder navegar a voluntad. Tener la posibilidad. Estar conectado. En este anhelo, España ocupa la segunda posición (74%) solo por detrás de Estados Unidos (78%) y a varios puntos de Australia (71%).

La mayoría de las tecnologías de este estudio ya están presentes en nuestra sociedad, aunque sea de forma minoritaria en algunos segmentos. Pero hace tiempo que pasamos de la fase de los early adopters y es ahora cuando llegan al grueso de la población que, como vemos, la acepta muy bien al ser de utilidad.

 

En Lenovo | La tecnología nos hace más productivos y se demuestra así

Imágenes | Lenovo, Javier Peñas, Christian Dubovan

Etiquetas: