El Mediterráneo, la masa de agua que peor lo está pasando por la acción del ser humano

El Mediterráneo es una de las masas de agua que peor lo está pasando con la acción del ser humano. Y, según todos los modelos climáticos, una de las que peor futuro tiene. Se calienta un 20% más que el resto del planeta, ya tiene zonas notablemente afectadas cuya restauración se considera prácticamente imposible y, sin embargo, seguimos vertiendo metales y otros contaminantes.

Ya en 2011 fue catalogado “el mar más contaminado del mundo en hidrocarburos”, trágica medalla que aún conserva. ¿Hay solución a este desastre ecológico? ¿Cómo podemos cuidar el mar Mediterráneo o limpiarlo? Analizamos algunos de sus mayores problemas, y listamos las únicas soluciones si no queremos un mar en el que no podremos bañarnos.

Mar Menor en emergencia climática

Es posible que el Mar Menor sea irrecuperable. Así lo afirman los expertos. Su nivel de contaminación y atrofia biológica hacen que esta masa de agua se encuentre en las últimas. Durante 2019 se han vuelto virales las fotografías de peces ahogados, pero a nivel político no se ha tomado ninguna medida. De hecho, se sigue negando la mayor por parte de algún consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente.

Se señala a la última DANA como responsable, aunque los científicos advierten de que solo fue la gota (fría) que colmó el vaso. La anoxia (falta de oxígeno) lleva presente al menos desde 2016, y los primeros estudios en profundidad sobre el peligro que corría el Mar Menor datan de 2005.

Uno de los informes más documentados y completos es el ‘Informe de síntesis sobre el estado actual del Mar Menor y sus causas en relación a los contenidos de nutrientes’. Este apunta a que DANA fue solo la estocada mortal, pero que la culpa la tiene el vertido sin control “de diversa naturaleza”, como aguas residuales urbanas o los vertidos de la actividad agraria.

mar mediterraneo sin oxigeno muerte

Los modelos urbanísticos y agrarios de la zona no son sostenibles y se ven incapaces de paliar su impacto. Esto significa que, de seguir las  ciudades sin gestionar sus residuos grises y negros, y continuando con una agricultura intensiva, el Mar Menor seguirá deteriorándose. Toca cambiar de modelo.

El Mediterráneo se calienta más rápido que resto del planeta

Aunque todos los modelos climáticos tienen en común que en el futuro el clima será más cálido a nivel global, no todas las zonas del mundo se calentarán de la misma manera. De hecho algunas zonas pueden incluso bajar su temperatura media. España podría tener dentro de unas décadas el clima de Nueva York si liberamos demasiada agua dulce al Atlántico.

Pero, volviendo al Mediterráneo, sus niveles de contaminación, la falta de oxigenación y el aumento de las temperaturas podrían convertirlo en un mar sin oxígeno. En otras palabras, el Mar Mediterráneo podría seguir los pasos del Mar Menor, y quizá no haya posibilidad de retorno al calentarse también por factores ajenos a las ciudades con las que linda.

Así lo indica uno de los informes más preocupantes del Mediterranean Experts on Climate and Environmental Change (MedECC). En 2100 el Mediterráneo (contaminado y sucio) podría ascender un metro entero en vertical, lo que significa decenas o cientos de metros en horizontal. Imaginemos los efectos de la última DANA, pero cada vez que hay una tormenta.

Una subida así implicaría, además, la contaminación de los acuíferos de los que dependen las poblaciones costeras. No hay duda: el Mediterráneo se calienta un 20% más rápido que el resto del planeta, y de las 20 ciudades mundiales más afectadas se verán, 10 están en este mar.

Vertido sin límite de metales pesados

Hace ya casi dos décadas que sabemos que el Mediterráneo está en peligro por el vertido de metales. Hace 25 años que la bahía de Portmán (Murcia) liberaba este tipo de compuestos en sus vertidos. Ya en 2010 era considerada la bahía más sucia del Mediterráneo. Y desde entonces no ha mejorado.

Así lo indica un nuevo estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB). Pero por desgracia Portmán no es un caso aislado.

mediterraneo contaminacion estacion petrolera

La actividad industrial hacia este mar interior no ha dejado de crecer en las últimas décadas. “Hacia” es la palabra clave, ya que uno de los problemas es que casi todos los ríos que llegan al Mediterráneo están sucios. Tampoco es un problema reciente.

En 2006 la ONU publicó el estudio ‘El estado del medio ambiente marino’, donde se informaba de que “más de la mitad de las aguas residuales que llegan al Mediterráneo están sin tratar”. Resulta frustrante descubrir que en las últimas décadas esto no parece haber cambiado, y los problemas siguen acumulándose.

  • Las plantas de tratamiento de aguas EDAR no pueden hacer frente al aumento de la demanda, ni han sido diseñadas para trabajar con microplásticos.
  • Aunque se celebra como un récord positivo, el tráfico de barcos sigue aumentando en la cuenca del Mediterráneo. Los cruceros son particularmente contaminantes.
  • Aún hay abiertas plantas de extracción de crudo. Arriba puede verse una plataforma en el Mar Egeo (Grecia).
  • Muchas de las plantas industriales siguen sin tratar sus residuos, como ocurre en Murcia.

Existen soluciones para limpiar el Mediterráneo

mar mediterraneo soluciones

El resultado de todo lo anterior es conocido: un Mediterráneo cada vez más contaminado. Pero, ¿es que no hay soluciones? Sí, y muy dolorosas especialmente a nivel económico y social.

Quizá por eso no se toman, se niegan los efectos del aumento de la contaminación o se mira a otro lado. El gran problema es que tendremos que reducir la actividad económica (tal y como la conocemos):

  • Eliminar por completo los plásticos de todos aquellos municipios cuyas aguas acabarán en una masa de agua. Es decir, de todos. Los microplásticos no pueden ser filtrados con la tecnología actual.
  • Reducir a cero el número de petroleras con actividad en el Mediterráneo. También las africanas.
  • Limitar la pesca, mucho, especialmente en mares interiores como el Mar Menor o lagunas como la de Venecia.
  • Descartar todo tipo de cruceros y barcos de gran tonelaje, así como empezar a migrar los barcos de pesca a barcos eléctricos.
  • Limitar el crecimiento de los municipios de la cuenca Mediterránea, e incluso pensar en reducirlos, para evitar el impacto futuro.
  • Limpiar todas las zonas industriales abandonadas cuyos vertidos siguen llegando al mar; así como cerrar las zonas industriales que actualmente siguen enviando su contaminación “aguas abajo”.
  • Limitar y reducir la agricultura y ganadería intensiva en toda la cuenca. Sus residuos acaban en el mar.

Las soluciones no son populares, pero son necesarias. La alternativa es un Mediterráneo en el que empiecen a morir todos los peces y especies, como en el Mar Menor.

Lenovo | Tres formas en las que el cambio climático va a modificar nuestros océanos

Imágenes | iStock/Lena Maximova, iStock/Funtay, iStock/Cristi Savin, Srdjan Ivankovic