¿Cómo podría afectar el metaverso a nuestra salud mental?

La tecnología afecta a la forma que percibimos la realidad, y tiene repercusión en nuestra salud mental por el mero hecho de existir o ser utilizada. El metaverso magnificará algunos de los aspectos de las redes sociales. ¿Es de esperar un número similar o mayor de trastornos psíquicos asociados a su uso?

¿Qué es el metaverso?

El metaverso o metauniverso es un entorno virtual sobre el que es posible tener una experiencia inmersiva y multisensorial usando gadgets como gafas de realidad virtual, auriculares con sonido 4D o guantes hápticos. Aunque han sido teorizados durante décadas, la realidad es que aún no existen en la práctica tal y como se describe arriba. La tecnología es aún demasiado limitada.

Hasta ahora, los metauniversos que han existido han sido entornos tridimensionales como Second Life o pseudo3D como Habbo Hotel. Ambientes generados por ordenador sobre los cuales es posible desplazarse e interactuar con otras personas. Sin embargo, 2021 cambió lo que se entendía por metaverso.

Ya desde principio de 2021, antes de que Facebook anunciase Meta, este concepto y el de NFT (Non Fungible Token o tókenes no fungibles) se han fusionado en un metaverso NFT que está siendo comparado con un hipercapitalismo salvaje combinado con una suerte de ‘fiebre del oro’ digital. ¿Cómo funcionan?

¿Cómo funcionan los metaversos NFT?

Los NFT son una forma de ‘tokenizar’ un activo y asegurar, mediante técnicas de criptografía, que este es único. Muy simplificado, es como una forma de registro notarial distribuido y de altísima fiabilidad. Esta tecnología está permitiendo a la gente adquirir todo tipo de objetos virtuales dentro de universos digitales.

En cierto sentido no hay mucha diferencia con entornos también virtuales como World Of Warcraft. Dentro de WoW es posible adquirir objetos pagando dinero fiat (euros, dólares, libras). Sin embargo, el metaverso NFT usa criptomonedas, y se vende todo.

Para que se entienda esto, dentro del metaverso de OVR, que funciona mediante tókenes llamados OVR y terrenos llamados OVRLands, es posible adquirir parcelas virtuales con base sobre terrenos reales. Por ejemplo, adquirir un hexágono en las proximidades del kilómetro 0 de España es posible.

metaverso ovr

Obviamente, esta compra (mediante subasta) no da derechos sobre el terreno real, pero sí sobre el terreno virtual de OVR. ¿Y si en el futuro este metaverso se convierte en una suerte de estándar? Quien posea ubicaciones privilegiadas podrá colocar sobre ese espacio virtual tridimensional aquello que desee.

¿Cómo afecta el metaverso a nuestra realidad?

Hasta la fecha, las noticias sobre los metaversos que ya existen tienen tintes distópicos. De momento, el uso principal que se está dando a cualquier metaverso es el de la especulación con espacios virtuales y criptomonedas en una forma de ‘inversión’ que sigue el esquema Ponzi.

¿Qué significa esto? Que el grueso de usuarios que hace compras, generalmente sin formación financiera avanzada, adquiere terrenos, espacios u objetos con el objetivo de sacarles rentabilidad, lo hace a menudo de manos de los primeros que los compraron y ahora los venden.

Es decir: un timo piramidal en el que los primeros inversores logran endosar a los últimos una serie de activos sin valor por los que han abonado mucho dinero que no podrán recuperar. Esta forma de fraude financiero se ha demostrado como particularmente lesiva para las familias que se ven atrapadas en ella.

En este sentido, la economía del metaverso se analiza como una nueva burbuja financiera a nivel mundial. “Cuando estás en una burbuja, y estamos claramente en una ahora mismo, es imposible pensar con claridad”, comentó para un evento sobre perspectivas de mercado Kevin Werbach, analista de la escuela de negocios Wharton School (EEUU).

Aunque el concepto de metaverso NFT es aún reciente, la forma financiera que ha tomado como activo de altísimo riesgo, y la volatilidad total en la que el valor intrínseco de lo adquirido es nulo y en la que no hay flujos físicos que respalden la transacción (por ejemplo, al comprar oro, un bolígrafo o una patente sí lo hay), hacen que el metaverso ya afecte a la realidad. Y no para bien.

¿Afectará el metaverso a la salud mental?

salud mental metaverso

Es importante destacar que, dada la falta de bibliografía específica en este punto, este es especulativo y prospectivo, y trata de averiguar, con conocimientos sobre entornos similares, cómo podría ser el futuro de la salud mental de las personas en el metaverso.

Algo que comparten todos los expertos es que el metaverso afectará a nuestra salud mental, porque toda tecnología lo hace al alterar (a veces para bien) la forma en que percibimos la realidad. La carta, el teléfono, las redes móviles, internet o las redes sociales son avances que nos han afectado como sociedad. El metaverso también lo hará, y en general hay bastante pesimismo en su análisis.

Expertos como Adam Alter, con amplia formación en entornos adictivos, problemas mentales derivados de la tecnología o adicciones conductuales han señalado cómo el “modelo de incentivos” (la forma en que se monetiza el tiempo de los usuarios) va a desembocar en nuevos trastornos como, por otra parte, ya lo han hecho las redes sociales.

Teniendo en cuenta que el uso excesivo de la tecnología digital está asociado a problemas de salud mental como síntomas somáticos, depresión, psicoticismo, ideación paranoica u otras enfermedades graves; y que en paralelo el metaverso persigue maximizar el tiempo dentro de estas plataformas, es de esperar que la salud mental de los usuarios empeore de forma similar a cuando han usado redes sociales como Instagram.

Adam Alter confirma que, a pesar de que las empresas detrás de estos entornos “tienen una enorme responsabilidad social y ética”, lo cierto es que van a externalizar este impacto negativo fuera de sus cuentas de resultados. Por desgracia, el futuro del metaverso no se manifiesta como un avance tecnológico positivo.

 

Más en el blog de Lenovo | Evitar las distracciones, el próximo gran reto tecnológico

Más en el blog de Lenovo | Mascotas o perros robots con ancianos como terapia: ventajas y contras

Imágenes | Stefano PolliomTiago Bandeira