¿Cuánta carne puede comer el mundo?

Hay bastante acuerdo sobre que el consumo de carne en el mundo está muy por encima del nivel sostenible en términos de impacto ambiental. Sin embargo, los estudios sugieren que alcanzar un punto de equilibrio requeriría grandes cambios en las técnicas de ganadería, además de un cambio drástico en los hábitos alimentarios de muchos países occidentales. No es tan fácil como sustituir la carne con los vegetales.

Índice

  1. ¿Tenemos que comer solo vegetales?
  2. Cuánta carne debe consumir una persona según su edad
  3. Cuánta carne se consume por país
  4. Cómo cambiar la distribución del consumo de carne
  5. Cuánta carne podemos llegar a producir a nivel mundial

¿Tenemos que comer solo vegetales?

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) estima que el 38 % de la superficie terrestre se utiliza como tierra agrícola, y que alrededor de un tercio de esta porción se utiliza para cultivos. El resto de terreno está formado por prados y pastos para el ganado. Eso no quiere decir que estos últimos representen porciones de tierra robada a posibles cultivos. En su mayor parte, de hecho, son suelos demasiado empinados, áridos o marginales, no aptos para la labranza.

En un exhaustivo artículo de la revista Knowable Magazine se entrevistan a varios expertos. Hannah van Zanten, investigadora de la Universidad de Wageningen (Países Bajos), sostiene que un mundo sin carne requeriría alrededor de un tercio más de tierra cultivada. En consecuencia, se necesitarían más fertilizantes y pesticidas, así como un mayor uso de combustibles fósiles para alimentar las máquinas necesarias para el cultivo.

Por otro lado, la carne y los productos lácteos proporcionan a los humanos proteínas equilibradas y otros nutrientes que son más difíciles de obtener de una dieta exclusivamente vegetal. Esta consideración es especialmente cierta en el caso de la parte más pobre de la población mundial, que no tiene acceso a una gran variedad de verduras frescas y otros alimentos. La cuestión, por tanto, es compleja.

pollo

Cuánta carne debe consumir una persona según su edad

El occidente carnívoro ya está acostumbrado a la presencia constante de proteínas animales en el plato, a pesar de las llamadas a consumir menos para salvaguardar no solo el planeta, sino también nuestra salud. En este sentido, la clave no está en comer o no carne, sino en la cantidad y la frecuencia.

De hecho, el consumo de carne actualmente está cerca y en algunos casos supera los 100 kilogramos per cápita por año en países de altos ingresos, mientras que debería ser de 21 kilos según la Organización Mundial de la Salud. Las pautas para una dieta sana y sostenible de Eat-Lancet, el informe alimentario de la prestigiosa revista científica The Lancet, recomiendan consumir una ración de carne roja (100 gramos) y dos de carne blanca (200 gramos) a la semana. En cambio, en promedio estamos en cinco porciones por semana.

Por su lado, los niños tienen un requerimiento proteico de aproximadamente 1 gramo de proteína por kilo de peso. Por ejemplo, un niño de nueve años que pesa unos 40 kg no necesita una ración de carne de 150 gramos, sino que le basta con una de entre 70 y 80. Así, según las indicaciones de los organismos internacionales, la cantidad adecuada de este alimento para un adulto sano es de tres/cuatro raciones a la semana de unos 100 gramos cada una, que bajan a 50 g para la carne procesada. En cambio, el requerimiento proteico de las personas mayores es superior, por lo que deberían consumir en promedio unos 70 gramos al día.

Cuánta carne se consume por país

A continuación, algunos datos interesantes sobre el consumo de carne en el mundo en los últimos años:

  • En España se consumen 49.86 kg por persona al año (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, 2020).
  • La FAO prevé que el crecimiento del consumo mundial de proteínas cárnicas aumente en un 14 % durante la próxima década, impulsado por el crecimiento de la población y el aumento de la riqueza en algunas economías. Actualmente las diferencias son muy elevadas.
    • Por un lado, en Estados Unidos se comen 120 kg/año, mientras que en más de 20 países se ingieren menos de 10 kg/año.
    • Las naciones desarrolladas consumen 76 kg/persona/año.
    • Los países en vías de desarrollo comen 34 kg/persona/año.

El caso de Japón puede ejemplificar cómo redistribuir el consumo de carne en el mundo: ingieren una cantidad de 25 a 30 kilogramos de carne al año, lo cual está muy lejos de la cantidad consumida en muchos países de altos ingresos -según el análisis del académico Vaclav Smil en el libro How the World Really Works-. Una reducción en esta línea del consumo de carne en los territorios más avanzados podría hacerla disponible para miles de millones de personas en Asia y África, cuyo consumo sigue siendo mínimo.

Es cierto que algunas de estas diferencias se deben a factores culturales y religiosos. Sin embargo, en muchos casos es la riqueza el elemento determinante. A principios del siglo XXI, la población de los países ricos representaba el 20 % del total, pero producía y consumía el 60 % de la carne de ave y el 40 % de la carne roja. La globalización y el crecimiento económico de algunas economías han provocado cambios significativos. China es una muestra de ello: el consumo de carne allí creció un 150 % entre 1985 y 2012.

carne vacuno

Cómo cambiar la distribución del consumo de carne

Según un estudio publicado en la revista Global Change Biology, el suministro global promedio de proteínas de animales terrestres, sin incluir el pescado, fue de 27 gramos por persona por día en 2017, con diferencias significativas entre países. Así, si la media en Europa fue de 51 gramos, en África occidental fue de 8 gramos. El desequilibrio es enorme.

En su libro de 2020 Los números no mienten, Vaclav Smil escribió que la sostenibilidad del consumo de carne también depende de un cambio radical en las relaciones entre las diferentes productos cárnicos. De hecho, la de vacuno tiene un impacto ambiental mucho mayor que la de cerdo y pollo. Según los cálculos de este científico, la eficiencia media de la conversión del cebo en carne (es decir, cuánta carne repone cada animal por cada kilo de pienso que consume) es respectivamente del 15, 10 y 4 % para pollo, cerdo y vacuno.

«En 2018, las carnes de cerdo, pollo y vacuno representaron el 40, 37 y 23 % de la producción mundial, respectivamente», escribe Smil. Llevando esa proporción al 40, 50 y 10 %, según él, podríamos ahorrar en cebo y “obtener un 20 % más de carne de cerdo y un 30 % más de pollo. Esto reduciría a más de la mitad el impacto ambiental debido a la ganadería y aumentaría la producción global en más del 10 %”.

Cuánta carne podemos llegar a producir un nivel mundial

Según los cálculos de Smil, hoy producimos alrededor de 300 millones de toneladas de carne al año. Cambiando el porcentaje de las diferentes fuentes animales, nos acercaríamos a las 350 millones de toneladas. Esta producción, distribuida adecuadamente entre los diversos países, equivaldría a unos 25-30 kilogramos de peso neto en carne comestible (deshuesada) para cada una de las personas (8.000 millones) del planeta.

 

Más en el blog de Lenovo | Los insectos, la nueva comida “eco” inflada de precio

Más en el blog de Lenovo | iGrill, el termómetro digital que controlas desde tu smartphone

Imágenes |Kyle Mackie/Unsplash, Daniel Quiceno M/Unsplash, Ben Moreland/Unsplash

Etiquetas: