La musicoterapia en el cuidado de los mayores

En algunos países como Reino Unido, Austria, Letonia, Alemania, Bélgica, Dinamarca o Francia, el musicoterapeuta es una figura profesional paramédica reconocida con una preparación académica. En España, en cambio, la enseñanza de la musicoterapia tiene un carácter predominantemente privado. Sin embargo, ya existen muchas evidencias científicas sobre sus propiedades curativas.

Índice

  1. ¿Qué es la musicoterapia?
  2. Para qué sirve
  3. Cómo se emplea la música en residencias, centros médicos y otros
  4. Resultados en personas mayores: estudios y casos de éxito

¿Qué es la musicoterapia?

El neuro-imaging puede reconstruir el camino de la música en el sistema nervioso, desde el aparato auditivo hasta la corteza frontal. Aquí es donde se integra con la información previamente almacenada y se produce su percepción consciente. Es un arte que mueve algo muy adentro. Y, en un sentido anatómico y funcional, este «adentro» es el hipotálamo, la parte más íntima del cerebro, donde nacen las emociones.

Aquí es también donde comienza la producción de encefalinas, moléculas agonistas fisiológicas de los receptores opiáceos que inhiben el dolor. Pero también se generan en el hipotálamo endorfinas, ACTH y prolactina. No es casualidad que en muchos establos modernos se ponga música para aumentar la producción de leche. En su sentido más estricto, la musicoterapia no se centra en el aspecto afectivo, estético o evocativo de la música. Más bien en sus parámetros estructurales, partiendo del supuesto de que determinadas subdivisiones rítmicas o armonías pueden actuar sobre la conectividad entre áreas dañadas.

música

Para qué sirve la musicoterapia

Sabemos que la técnica de intervención denominada musicoterapia neurológica actúa a nivel cognitivo, motor y sensorial frente a ciertas patologías. Muchos estudios lo han documentado con respecto a ictus y demencia, depresión e incluso enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia. Otros trabajos han demostrado el potencial de la música en varias áreas clínicas, incluidos los trastornos del aprendizaje infantil y el autismo. Además, la revista Lancet publicó la revisión de 73 investigaciones que probaron la efectividad de la musicoterapia para reducir el dolor postoperatorio.

Además, con fines curativos se está desarrollando una música simplificada, compuesta a partir de un sistema de inteligencia artificial llamado Melomics-Health, elaborado por la Universidad de Málaga. Además del que se emplea para la fibromialgia, los científicos ya han experimentado con un algoritmo que ayuda a la relajación en el estrés relacionado con el trabajo. Las canciones Music for Relaxation y Music for Pain Relief, creadas con el algoritmo Melomics-Health, están disponibles en Spotify.

Cómo se emplea la música en residencias, centros médicos y otros

El aspecto afectivo-emocional de una pieza musical es muy relevante cuando se trata de personas mayores con déficits cognitivos más o menos graves. Además, se ha visto que, en la enfermedad de Parkinson, un ritmo como el del tango puede ayudar a rehabilitar la andadura.

En un estudio realizado en Taiwán, alrededor de 30 personas mayores con demencia y huéspedes de residencias tuvieron media hora por la tarde para escuchar su música favorita. Dos veces por semana durante mes y medio. Al final del experimento, su nivel de ansiedad era muy inferior al de unos ancianos con la misma condición psicofísica pero atendidos sin musicoterapia. La técnica, en este caso, actuaría indirectamente, enganchando y sacando a la superficie un grato recuerdo sumergido.

De ser así, las notas constituirían una especie de elemento narrativo que se añadiría a las historias de la vida real en lo que se denomina ‘terapia de la reminiscencia’. Esta teoría, codificada por la Asociación Americana de Psicología (APA), nació a principios de los años sesenta del siglo pasado. Su autor es el psiquiatra y geriatra Robert Neil Butler, primer director del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de Estados Unidos.

Butler ganó el Premio Pulitzer en 1976 con el ensayo ¿Por qué sobrevivir? Ser viejos en Estados Unidos, donde destacó las dificultades de las personas mayores en ese país. El científico entendió que la tendencia de los ancianos de recordar experiencias pasadas no debe ser considerada un signo de su declive cognitivo, sino un recurso a aprovechar para mejorar su estado de ánimo, limitar su aislamiento y fortalecer su autoestima y sentido de identidad. De hecho, antes del definitivo deterioro, la memoria autobiográfica remota compensa la frustración de no recordar experiencias recientes.

musicoterapia

Resultados en personas mayores: estudios y casos de éxito

La revisión Cochrane, elaborada por la red homónima sin ánimo de lucro que se ocupa de la promoción de la investigación biomédica, ha evaluado datos de ensayos clínicos realizados en diferentes contextos culturales (Japón, Reino Unido y EE.UU.). El análisis encontró que la efectividad de la terapia de la reminiscencia es baja para las personas mayores alojadas en residencias, pero es mayor para los que se quedan o vuelven al ámbito familiar.

En las residencias más equipadas la memoria podría mejorarse con el uso de la realidad virtual. En Australia, por ejemplo, la inmersión en un entorno gratificante gracias a dispositivos tecnológicos que se llevan en la cabeza (HMD, head-mounted displays) consigue sacar de la apatía a mayores deprimidos o dementes. De una forma más accesible, la música podría cubrir muchas de las necesidades de su cuidado.

De hecho, algunos hospitales de la ciudad de Nueva York descubrieron que reproducir música a través de auriculares puestos a las personas que esperan en la sala de emergencias alivia la ansiedad y la incomodidad. Incluso contra el insomnio, uno de los problemas recurrentes de la vejez, la música a veces funciona, siempre que la escucha nocturna sea continua y la elección recaiga en una pieza melódica y poco rítmica.

Más en el blog de Lenovo | Yo, profesor. Los robots que ayudan a los niños autistas a estudiar

Más en el blog de Lenovo |

Imágenes |Marius Masalar/Unsplash, Lauren Mancke/Unsplash, Sven Read/Unsplash

Etiquetas: