Las soluciones al calentamiento global del último informe del IPCC

La guerra en Ucrania y la fuerte escalada de los precios, en buena parte por el encarecimiento de la energía, ha desplazado a un segundo plano la actualidad sobre la situación de emergencia climática en la que nos encontramos. Pero el problema sigue ahí e irá a más si no intensificamos las acciones y llevamos a cabo soluciones contra el calentamiento global.

De hecho, según un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), si en 2015 las probabilidades de que el calentamiento global superara los 1.5 ºC respecto a los niveles preindustriales eran casi nulas, desde entonces estas no han dejado de aumentar. Hasta el punto de que ahora hay un 50% de probabilidades de que, al menos en uno de los próximos cinco años, la temperatura media anual del planeta supere ese límite, que a su vez es el máximo fijado por el Acuerdo de París para evitar las peores consecuencias del cambio climático.

A principios de abril, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el órgano internacional encargado de analizar este fenómeno y emitir recomendaciones, publicaba su último estudio, centrado en las formas de mitigar quizás el mayor desafío al que se ha enfrentado jamás la humanidad. Estas son algunas de las principales conclusiones de los 278 científicos de 65 países que firman el informe.

Índice

Reducciones rápidas y drásticas de las emisiones en todos los sectores

Según este panel de expertos coordinado por Naciones Unidas, a menos que haya una disminución drástica, inmediata y sostenida de los gases de efecto invernadero, la meta de no superar los 1.5 °C quedará fuera de nuestro alcance.

Por eso, si queremos cumplir el objetivo de París, las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera deberán tocar techo antes de 2025 para luego caer de forma pronunciada a lo largo de las siguientes tres décadas, hasta lograr la transición hacia los modelos renovables y sostenibles para la mitad de este siglo. A partir de ese momento, las dañinas emisiones para la salud del planeta y, por ende, para la nuestra, tenderían a desaparecer.

Pero, ¿cómo lograrlo? Existen soluciones -apunta el IPCC-, con un bajo coste o incluso con un impacto positivo.

Cambio urgente hacia un modelo energético renovable y sostenible

Las soluciones al cambio climático del último informe del IPCC

El informe apunta directamente a los combustibles fósiles. Se necesita una reducción sustancial en el uso general del carbón, el petróleo y el gas. Como alternativa, la que se vislumbra de forma más clara es el recurso masivo a las energías renovables.

«Los costes unitarios de numerosas tecnologías de bajas emisiones han caído de manera continuada desde 2010″, afirman desde el IPCC. Más concretamente, se refieren a la energía eólica, solar y de las baterías de iones de litio, lo que está acelerando el despliegue de dichos avances en todo el mundo.

El estudio también aboga por la electrificación del transporte como una de las piezas clave para cumplir con los objetivos de París.

Según el IPCC, además, hay dinero suficiente para resolver los problemas, pero la financiación pública y privada sigue destinándose en mayor medida a los combustibles fósiles que a las diferentes soluciones para resolver la crisis. Por este motivo, el órgano insta a que tales inversiones den un giro de 180 grados.

«El último informe del IPCC es una larga lista de promesas climáticas incumplidas. Algunos líderes gubernamentales y empresariales dicen una cosa mientras hacen otra. Están mintiendo. Es hora de dejar de quemar nuestro planeta«, declaró el secretario general de la ONU, António Guterres, en su cuenta personal de Twitter tras conocerse el esperado documento.

Conservar los ecosistemas y mejorar los sistemas alimentarios

Aunque el informe del IPCC prioriza una transformación profunda del modelo de consumo energético global, también incluye otras medidas para evitar que los fenómenos meteorológicos extremos sean cada vez más frecuentes e intensos.

Así, propone otorgar una mayor importancia a la protección y restauración de los ecosistemas. También a gestionar adecuadamente los sumideros de dióxido de carbono (los bosques que capturan emisiones y las retienen), reducir la agricultura intensiva, el desperdicio de alimentos y cambiar a dietas más sostenibles.

Esta es la tercera entrega del Sexto Informe de Evaluación del IPCC, con el foco puesto en las posibles soluciones al calentamiento global. Un segundo estudio, publicado en febrero pasado, versó sobre las consecuencias de este fenómeno, mientras que el primero, presentado en agosto de 2021, señaló al ser humano como el gran responsable de esta situación.

Tras la cumbre del clima de Glasgow (Reino Unido), en la próxima, la COP27, que se celebrará en Egipto a finales de año, los países tendrán que responder de su falta de acción contundente. Y es que la ventana de oportunidad se está cerrando, advierte el panel de expertos de la ONU. «Sin un fortalecimiento de las políticas que tengan como objetivo atajar la problemática de las emisiones de gases de efecto invernadero, se estima que estas crecerán más allá de 2025, llevando a un calentamiento global medio de 3.2 ºC hacia finales de siglo», lo que implicará más y peores impactos.

Imágenes | Matt Palmer (Unsplash) | Karsten Würth (Unsplash)

Más en el blog de Lenovo | Plataformas, tecnología y apps para salvar el mundo (y a nosotros mismos)

Más en el blog de Lenovo | ‘Apagar’ el Sol: por qué simular los efectos de las erupciones volcánicas podría salvarnos del cambio climático

 

Etiquetas: